Noticias

2216
22/07/2020

Recuperar el habla después de la covid-19

Ayudar a los pacientes a que recuperen su voz o a que puedan volver a comer es una de las labores más importantes, y muchas veces desconocida, de las logopedas que trabajan en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), quienes estos meses de pandemia han reforzado la atención en UCI ante el gran número de personas que han requerido estos cuidados.

Loli García Castro e Irene De la Fuente Robles realizan tratamientos en UCI y en planta a diario, tanto con personas que han sufrido alguna enfermedad neurológica (por ejemplo un ictus) como con las que ha sido ingresadas por coronavirus. «Son pacientes que han estado mucho tiempo intubados y con respiración asistida, entonces aparecen problemas de voz, de coordinación fonorespiratoria y con la alimentación, ya que hay una disfagia (dificultades para tragar)», señala De la fuente.

Su labor como logopedas consiste «sobre todo en apoyar la decanulación y el destete, es decir, que los pacientes dejen de respirar con la máquina y empiecen a hacerlo por ellos mismos; y que consigan comer. Durante ese tiempo la laringe ha tenido un peso extraordinario y todo está como descoordinado, sin fuerza: la laringe, la lengua, las cuerdas vocales… Y nuestro trabajo consiste en que cada órgano y musculatura vuelva a hacer la función que tiene», explica.

En el proceso intervienen diferentes profesionales, que están siempre en coordinación, y son los médicos rehabilitadores los que detectan quiénes necesitan la intervención de las logopedas y en qué momento. «Empezamos a trabajar cuando el paciente está más colaborador, porque hay parte del trabajo que podemos hacer de manera pasiva, pero es un trabajo activo, y por ejemplo algunos que han estado sedados», aclara García.

La duración del tratamiento depende de los ejercicios que aguante el enfermo, y se centra en recuperar el tono y la movilidad de la lengua, la laringe, los labios y los mofletes para que pueda volver a hablar y comer. «Vamos trabajando la voz, y una vez que el paciente es capaz de manejar sus propias secreciones, cuando está preparado, hacemos un test para ver si puede comer o no y, si puede, determinamos qué alimento, qué consistencia y cuánta cantidad», apunta. En esta etapa también están en contacto con los técnicos de nutrición.

MEDIDAS QUE DIFICULTAN EL TRABAJO 

Uno de los retos a los que se enfrentan las logopedas es a trabajar cumpliendo las medidas de seguridad. «Es muy complicado porque el tratamiento que hacemos es dentro de la boca, y eso genera aerosoles, que es lo más peligroso para quien está alrededor. Hay que tener mucho cuidado, y trabajamos con EPIs», confiesa De la Fuente. Su compañera añade que es una situación «difícil porque el paciente no te puede copiar el modelo y hay una pérdida de información», aunque «hay que hacerlo así por seguridad, porque no nos podemos contagiar y dejar de atender al resto».

A pesar de esto, De la Fuente opina que «las logopedas estamos haciendo un tratamiento intensivo, muy necesario y que les está viniendo bien. Es mucho volumen de trabajo, pero estamos contentas porque vemos que funciona y les estamos ayudando a mejorar», apunta. Algo que, afirma, también es importante para los pacientes, quienes se han visto afectados emocionalmente. «Muchos han estado incomunicados y han estado bajitos de moral, pero van dando pasos y se van sintiendo mejor», señala García.

Artículo publicado en noticiasdenavarra.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR